jueves, 19 de febrero de 2009

SALVADOR ESPRIÚ

Salvador Espriu i Castelló (Santa Coloma de farnés 10 de Julio d 1913 Barcelona 22 de Febrero de 1985 fue unpoeta, dramaturgo y novelista catalán.

SOBRE LA PAU
a Ernesto Guevara
De vegades la pau no és mes que por:
por de tu, por de mi,
por dels homes que no volem la nit.
De vegades la pau no és mes que por.
De vegades la pau fa gust de mort.
Dels morts per sempre,
dels que són nomes silenci.
De vegades la pau fa gust de mort.
De vegades la pau és com un desert
sense veus ni arbres,
com un buit immens on moren els homes.
De vegades la pau és un desert.
De vegades la pau tanca les boques i lliga les mans,
només et deixa les cames per fugir.
De vegades la pau.
De vegades la pau no és més que això:
una buida paraula per a no dir res.
De vegades la pau.
De vegades la pau fa molt més mal;
de vegades la pau fa molt més mal.
De vegades la pau.

El estado del bienestar adormece a los pueblos desarrollados. ¿ Cómo romper esa inercia ¿Esa resistencia a no cambiar las cosas. Dicen que las aguas calmas son las más podridas. ¿ Cuándo no pasa nada especial, salvo asegurarse una situación económica en la vida, ¿ qué objetivos pueden tener las generaciones venideras ?
En tiempos de penuria, la mente está despierta, se agiliza, tiene motivos, motivaciones para vivir. Cuando hay cosas que resolver, elementales, primarias. el ser humano no sólo está despierto ante la naturaleza y sus semejantes, sino que se hace más comprometido, más solidario. Los grandes imperios inician su decadencia cuando ya lo han conseguido todo. La pax romana fue el comienzo del fin para el Imperio Romano. Una sociedad colmada, placentera, acomodada que ignoraba los sustratos sociales más bajos. De ahí, surge con fuerza el cristianismo. Dicen que la mejor literatura rusa se produjo en tiempos de extrema pobreza a fines del siglo XIX y comienzos del XX ( Dostoievksi, Tolstoy, Chejov. Turgeniev, etc.. ).
Dice el poeta que la paz es un agujero inmenso donde caen los hombres, desmotivados, cansados, sin ilusiones porque las generaciones anteriores les han dado todo hecho.
La paz artificial, a menudo impuesta, no ilumina, no es verdadera, difumina el rostro humano, lo hace borroso, irreconocible. Se vuelve angustia, ansiedad, puro existencialismo. El sentimiento del absurdo, de no encontrar sentido a una vida ya arreglada, produce miedo, miedo de uno mismo, de todo.
Dice el poeta que a veces la paz es algo vacío como un desierto, sin vida. Los problemas de stress, absentismo laboral, depresión se da en los paises industriales y de alto nivel económico. Las gentes campesinas, agricolas, tienen una salud física y mental de hierro porque tienen un objetivo claro : someterse a la naturaleza y esperar de ella lo que generosamente da.
La paz verdadera se cimenta en el perdón, en la concordia de ambos bandos, no en la amenaza del silencio. La paz militar, política, son huecas, no tienen vida, sólo dejan los pies para huír.
Este poema de Salvador Espriú me ha acompañado toda la vida desde que lo escuché en la voz de Raimon, ha sido una guía, una bitácora, un cuaderno de viaje para navegar por las zozobras de la vida y de esta océano humano.
Hasieran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario