jueves, 13 de diciembre de 2012

Mi libro de otoño





Mi libro de otoño marca mi destierro
de las arrogancias de todo lo incierto,
de las falsedades, de los desalientos,
de la muerte oscura de quien roba cielos
sin ver que de abajo se aprecia el lucero.

Mi libro de otoño es hermoso y lento;
historias humildes, aves sin encierro,
dolores que pasan  sin odas ni premios,
sin odios marrones  que opacan el cedro
de los que se alejan  epílogo adentro.

Mi libro de otoño  transita el silencio  de mi pensamiento 
 cuando estoy conmigo bebido de tiempo. 
 Quiero que lo leas, no es simple, lo entiendo,  
te dará en la cara  todo el sol de enero 
 lastimado el aire, penderá en rocío  
para que tus ojos  brillen al leerlo.

Mi libro de otoño,  todo lo que tengo,
humilde paloma de papel cuaderno,
callado y austero. 
Tiene una carilla  con un punto al centro;
la dejé ex profeso para que tu mano,
o quizá tu beso  le escriba las letras
de todo mi tiempo.  

Mi libro de otoño, mi libro de otoño
cerrará con eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario