sábado, 20 de julio de 2013

El cofre de los recuerdos

 
 
 
Esta noche,como todas las noches
voy a reposar mi fatigado cuerpo
en el vetusto desván de mis recuerdos
y a desandar mis pasos por el tiempo

Es el momento supremo del reencuentro
con los seres amados,ya no habidos
y la nostalgia abismal que llevo dentro
por los momentos gratos compartidos.

Es la hora propicia cuando el tiempo
nos permite acceder lo inexorable
y todo lo vivido es una rosa abierta
que nos ofrece su perfume,afable.

Es el ansiado retorno a la infancia florida
al calor del hogar,al regazo materno
al afán diligente de mi escuela querida
al amor de mi pueblo,entrañable y eterno.

Es volver anhelante a esa tierra de ensueño
al designio glorioso que tenía señalado
a ese mundo perfecto tan sublime y pequeño
donde mis fantasías ,todas había logrado.

Es sentir nuevamente,la ternura infinita
la emoción inefable de mi primer amor
esa inocente y pura,ilusión bendecida
llena de esperanza,llena de candor.

¡Bellos tiempos,de la juventud remota
que todos recordamos con fervoroso afán
tesoro inapreciable,de relevancia ignota
que sólo valoramos cuando los años se van!

( Marcelino Alarcon Alfaro )

No hay comentarios:

Publicar un comentario