sábado, 11 de octubre de 2014

Ayer es mañana

Ayer es mañana, a la puerta del laberinto ,
cántaro que mujeres mecen con la cadera llena ,
Mercaderes contando semillas de cacao sobre cueros de puma
se clausuraron las puertas de un tesoro encantado.
Se extinguió la llama de los templos .

. Todo está como estaba.
Por las calles desiertas vagan sombras perdidas y
fantasmas con los ojos vacíos.
¡Ciudades sonoras como mares abiertos!


A sus pies de piedra, bajo la vestidura ancha,
ceñida de leyendas, aprende un niño
maestros-magos que por ciudades y campos
enseñan la fabricación de las telas,
el valor del cero y las sazones del sustento.

La memoria gana la escalera que conduce a la ciudad
, ventanas borradas en la sombra ,
pasillos formados con el grosor del muro .
Los pasillos dejan ver otras ciudades
. La memoria es una ciega que en los bultos
va encontrando el camino.

Vamos subiendo la escalera .
arropada en la niebla.el águila cautiva
mirador engastado en una roca sobre un lago azul.
¡La flor del maíz no fue más bella
que la última mañana de estos reinos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario