miércoles, 10 de diciembre de 2014

Extravío

 
 
Extravío
 
Vagabundo nocturno por bosque y quebrada,
un fantástico cerco arde a mi alrededor ,
acosado o maldito, no me importa nada,
  yo continúo fiel a mi impulso interior.
 
¡Cuán a menudo la realidad me ha llamado,
  esa en que vivís vosotros, a su lado!
Despierto y temeroso en ella residí,
hasta que pronto, en cuanto pude, huí.
 
¡Oh, patria cálida, que quitarme queréis,
oh, sueño de amor, no me lo arrebatéis!
Hacia él por mil esclusas tiene que manar
  mi ser, como las aguas fluyen al mar.
 
  Fuentes secretas me guían con su cadencia,
aves de ensueño agitan su plumaje brillante;
suena de nuevo el canto de mi adolescencia
  y entre zumbidos y trenzas de oro radiante
  vuelvo, sollozando, a la materna presencia.
 

1 comentario: