lunes, 5 de enero de 2015

La antigua cuna



I
Antiguas piedras con extraños trazos
 e imágenes de vivos colores.
 A fuerza de pensar y pensar,
y de barruntar el significado ,
en  su espíritu desconocido
despertaban reflexiones nuevas,
y aunque caminaba sin encontrar  nada ,
  había  hecho dentro de sí mismo
mil extraños descubrimientos,
que darían a su vida  nueva luz
y ocuparían por mucho tiempo su espíritu
con pensamientos placenteros.
II
 
La vida, en una tierra como aquélla,
habitada desde hace  mucho tanto tiempo
  había sido embellecida y enriquecida .
 La selva parecía  ser más  evocadora .
Desde  las  raíces  , transparecía un borroso recuerdo
que   le hacía retroceder al pasado ,
 imágenes ancestrales de  un mundo
que  se presentaba  ante  su rostro .
 Perdía  al  caminar  toda gravidez y toda violencia,
y se convertía  buscador  de  milenarias  leyendas .
 
 
III
 
¿Quién sabe si en él no había también algo
de misteriosa influencia de los antiguos
 habitantes de aquel mundo que,
invisibles ahora,
estában presentes todavía en él ?
¿No podría ser que fuera esta influencia
la obscura fuerza que, en cuanto
llegó el momento de su despertar,
empujó a los hombres a nuevas regiones ,
a buscar con impaciencia irresistible
la antigua cuna de su estirpe
y a arriesgar su fortuna
 y su sangre por poseerla ?

No hay comentarios:

Publicar un comentario