viernes, 21 de noviembre de 2014

Voz de mujer

          


Al quedarme solo en mi habitación
y a la luz de la débil y vacilante  bujía,
 tracé en mi álbum una silueta de mujer.
Voz de mujer que como música celeste,
como suspiro de un alma enamorada viniste a mí,
traída por la caricia del aire,
 lleno de aromas de primavera.
¿Qué misterio había en sus palabras confusas,
en sus débiles quejas,
en sus armoniosas y extrañas canciones?


 
Ahora no sabría dibujar,
ni siquiera hacer una línea con el lápiz;
el cielo y el mundo que me rodean
se reflejan en mi espíritu como la imagen
de esta  mujer  adorada ,
¿No podía yo desplegar ante ella
 la maravillosa sensibilidad
 con que mi corazón abraza el universo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario