jueves, 9 de agosto de 2018

169 Cantigas de Santa María. Arreixaca ( Murcia )




En el distrito de Arrijaca, en Murcia, había una antigua iglesia dedicada a la Virgen. Hombres de Génova, Pisa y Sicilia fueron allí para orar y hacer ofrendas.
 Los moros no pudieron dañar a la iglesia, aunque estaba en su distrito. Solicitaron que Alfonso X retirara la iglesia, y él aceptó su súplica. Pero fue en vano.
 Luego le pidieron al rey don Jaime de Aragón que permitiera la destrucción de la iglesia. Aunque él también consintió, no pudieron hacerlo. Más tarde, le presentaron la solicitud a Alfonso X una vez más. Él era reacio a ver la iglesia destruida porque acababa de ser pintada recientemente, pero aceptó la solicitud.
 Cuando los moros le preguntaron a su rey si él haría la obra, se negó, alegando que María trata con dureza a quienes la desagradan.






lunes, 30 de julio de 2018

168 Cantigas de SantaMaría







Esta es cómo una buena mujer de Lérida tenía a su hijo muerto en los brazos y lo irguió en alto hacia Salas y lo resucitó Santa María.
 "En todo lugar tiene poder la Virgen para quien quiere valer." Su Hijo, Dios, Hombre y Rey, le dio poder, como os diré, para hacer siempre el bien; y sé que no le falta para ello el querer. Es tan sabia en su sabiduría que, desde donde se asienta, con su Hijo, a fe que muestra, de muy lejos, lo que alcanza su saber.
Y de esto, en Lérida, mostró un milagro que me contó un clérigo que lo halló escrito y me lo trajo. El milagro fue así: una mujer que moraba allí perdió a sus seis hijos, en poco tiempo. Del último que murió tuvo gran cuita por él que, a poco más, enloquece, y se puso a decir así: "Ay, Madre de Nuestro Señor, aunque yo soy pecadora, dame vivo este hijo menor, si te place hacerlo."
 Y dos días lo tuvo entonces llorando, muy de corazón, y rogando muy devotamente en espera de su favor. Y cuando vio que no resucitaba lo subió a un terrado y decidió levantarlo dirigido hacia Salas. Y, tan pronto como lo hizo, la Reina de gran prez se lo resucitó y hizo que reviviese en sus brazos. Y luego la mujer, sin tardanza, fue a mostrárselo a las gentes que comenzaron a loar y a bendecir a la Virgen.



viernes, 20 de julio de 2018

167 Cantigas de Santa María.






Esta es cómo una mora de Borja llevó a su hijo muerto a Santa María de Salas, que se lo resucitó. "Quienquiera que en la Virgen confía y le ruega vehemente, Ella ha de valerle aunque sea de otra creencia."
 De esta razón hizo Santa María de Salas un milagro hermoso y piadoso, por una mora de Borja, que tenía un hijo al que críaba muy vigoroso y se le murió, muy cuitado, de una fuerte dolencia. Ella, con el dolor por el hijo, no sabía qué hacer y vio cómo las cristianas iban a Santa María de Salas, y oyó hablar de los milagros que Ella hacía, y tuvo la gran osadía de fiarse en la Virgen; y le encomendó el niño, y dispuso sus ofrendas.
Pero las moras sobre esto contendían mucho con ella, que les dijo: "-Amigas, así Dios me defienda de mal, creo que mi esperanza vencerá vuestra porfía, porque yo llevaré mi hijo esta vez a Salas, con su imagen de cera, que ya la tengo comprada, y velaré en la iglesia de la muy bienaventurada Santa María y tengo para mí que ha de compadecerse de mi cuita."
 Y se movió y fue luego, que no quiso tardar nada, maravillándose la gente; y cuando llegó a Salas, dijo a la Virgen: "-Si tu ley no miente, dame a mi hijo y haré avenencia contigo." Toda una noche entera veló así la desgraciada, pero ¿qué hizo la Virgen, la piadosa Reina?
 Le resucitó al hijo, y esto fue muy de prisa; porque su gran poder sobrepasa toda sabiduría. Cuando esto vio la mora, quedó muy maravillada, porque vio que se lo había devuelto vivo Santa María, a la que tuvo siempre gran reverencia.


Tablatura de guitarra en Sol Mayor






sábado, 14 de julio de 2018

166 Cantigas de Santa María





Así es como sanó María en su iglesia de Salas (pueblo de la provincia de Huesca) un hombre lisiado en cuerpo y extremidades. "Como los hombres pueden estar paralizados debido a sus fechorías, la Virgen también puede hacerlos completos".
 Sucedió que un hombre, debido a los pecados que había cometido, estaba lisiado en sus extremidades debido a una enfermedad que había sufrido. Permaneció así durante cinco años, incapaz de moverse, tan retorcidos estaban todos los miembros de su cuerpo.
 Debido a esta terrible enfermedad que tenía, prometió que, si se curaba, iría a Salas de inmediato y le ofrecería a Santa María una libra (Esta es una unidad de peso que varía de provincia a provincia, generalmente 450 gramos) de fue cada año.
 Se puso bien inmediatamente y no tuvo más quejas. Fue de inmediato a Salas y no se demoró y se llevó con alegría la libra de cera. Iba ágilmente como alguien que no siente dolor, a pesar de que sus pies no estaban acostumbrados a caminar durante mucho tiempo.
 Por este milagro, agradecieron y alabaron a Santa María porque libera a los enfermos del sufrimiento y el dolor, y además, Ella siempre está orando por nosotros pecadores, por lo tanto, todos deberíamos ser siempre Sus súbditos leales.



domingo, 8 de julio de 2018

165 cantigas de Santa María. Tartus ( Syria )



El sultán Bondoudar, que tenía Egipto, Alepo, Damasco y La Chamelle, estaba constantemente en guerra con los cristianos y tratando de dañarlos.
Él envió a sus espías a mezclarse con los cristianos. Le informaron que si ganaba a Tartus, obtendría un gran premio. Dijeron que la ciudad estaba mal defendida. El Sultán se acercó a Tartus con un gran ejército.
Él confirmó que había pocos hombres en la ciudad. La gente de Tartus, al ver que el ejército del sultán se reunía contra ellos, estaba seguro de que morirían. Fueron a la iglesia y rezaron a la Virgen para salvarlos del infiel.
Al día siguiente, el Sultán ordenó a sus tropas tomar la ciudad. Sin embargo, cuando fueron a atacar, encontraron que todas las puertas, barbacana y pared estaban atestadas de hombres armados. El sultán llamó a su espía moro y lo reprendió por decir que la ciudad no estaba preparada para el ataque.
 El moro tuvo mucho miedo y le dijo al sultán que los caballeros blancos que defendían la ciudad fueron enviados desde el cielo. El sultán le preguntó cómo habían llegado allí, y el hombre respondió que habían venido por orden de la Virgen.
 Él dijo que ella tenía una iglesia en la ciudad, cerca de las paredes, junto a la playa. El Sultán le recordó que en el Corán dice que María siempre fue virgen. El Sultán juró que no haría guerra contra ella. Después de hacer una generosa donación a la Virgen, el Sultán partió de la ciudad.



En Sol menor




sábado, 7 de julio de 2018

164 Cantigas de Santa María





Un monje , prior de Salas fue falsamente acusado de acuñar dinero. Don Fernando, príncipe y abad de Monte-Aragón, ordenó que fuera arrestado.
 El monje huyó a una iglesia pensando que encontraría refugio allí. Pero el abad le ordenó que saliera y lo hizo secuestrar y sacar por la fuerza del cementerio.
 La estatua de la Virgen estaba tan enojada que emitió un fuerte grito y empujó al santo niño lejos de ella.
 Las estatuas de madre e hijo también se pusieron pálidas. Cuando el abad escuchó las noticias, ordenó al monje que regresara. Para hacer las paces, él y sus hombres entraron a la iglesia con cuerdas alrededor de sus cuellos.
 El obispo de Huesca vino a Salas y corrigió el mal hecho a la Virgen. Como una señal de que había perdonado el hecho, volvió a abrochar a su hijo, pero nunca recuperó su color anterior y tampoco lo hizo su hijo.





lunes, 2 de julio de 2018

163 Cantigas de Santa María






Esta es cómo un hombre de Huesca, que jugaba a los dados y descreyó en Santa María, perdió luego el habla, y fue a Santa María de Salas y la recobró y murió al cabo de un mes.
 "Puede, por Santa María, el malo perder el habla y recobrarla, pero si luego se arrepiente." Y, de esto, hizo un milagro muy grande la Virgen Santa María, de un hombre que en una tafurería había jugado mucho a los dados y perdiera cuanto tenía; por ello descreyó de la Virgen y que no quiso ni respetarla.
 En cuanto lo hubo dicho, quedó tullido su cuerpo por el gran mal que había dicho, y, por Dios, que fue justo, y perdió luego el habla, porque Dios tuvo hacia él tal despecho, que se la quitó en seguida, como si le dijese: "¡Calla!"
Y, mirando a la imagen, lloró mucho y dijo: "Ay, Santa María, te ruego que me perdones, y de ahora en adelante, si vuelvo a jugar a los dados, que mi lengua sea trabada y nunca quieras soltarla."
 Luego que esto hubo dicho, quedó del todo curado, y cuantos esto vieron loaron, de plano, a la Virgen Santa María, y aquél fue buen cristiano, y de allí en adelante siempre procuró loarla.



domingo, 24 de junio de 2018

162 Cantigas de Santa María




Un caballero entregó una estatua de la Virgen a una iglesia en las afueras de Cañete, cerca de la puerta. Lo colocó en el altar principal y permaneció allí durante mucho tiempo, realizando muchos milagros.
 Cuando el obispo de Cuenca vino allí, ordenó que se quitara la estatua porque no le gustaba su aspecto. Un sacerdote retiró la estatua del altar, pero al día siguiente descubrió que había vuelto a su lugar anterior. Al pensar que alguien había movido la estatua, el sacerdote la movió una vez más y cerró la iglesia.
 Cuando regresó al amanecer, descubrió que la estatua había vuelto al altar principal y se la mostró a los que estaban reunidos para la misa. Todos elogiaron a la Virgen por el milagro y la gente vino a adorar y hacer ofrendas.






lunes, 18 de junio de 2018

161 Cantigas de Santa María




Un hombre de Morella hacía frecuentes peregrinajes al santuario de la Virgen en Salas. Siempre llevaba consigo una imagen de la Virgen para protegerlo de cualquier daño.
 El único activo del hombre era un viñedo, que atendía con la ayuda de su esposa. Un día de agosto, se levantó una tormenta y el hombre oró a la Virgen para que perdonara su viña.
 Mientras oraba, colocó la imagen de la Virgen en medio de las vides. El granizo golpeó los viñedos vecinos, pero el suyo no sufrió daños.
Incluso los zarcillos de las enredaderas que corrían desde su propiedad a los alrededores quedaron intactos. La Virgen escuchó las oraciones del hombre que hizo muchas peregrinaciones a su santuario en Salas.