miércoles, 26 de abril de 2017

078 Cantigas de Santa María. Toulouse







Esta es cómo Santa María guardó a un privado del conde de Tolosa de que fuese quemado en el horno, por oír su misa diariamente.
 "No puede recibir muerte infamante aquél a quien guarda la Virgen Gloriosa"
 Por ello, amigos, os ruego que me oigáis un grandísimo milagro que quiero que sepáis, que hizo la Santa Virgen, a fin de que por él podáis comprender cómo es siempre piadosa para con sus siervos.
Y de esto sucedió, y ha pasado ya mucho tiempo, que había en Toulouse un conde muy apreciado, y que éste tenía un hombre por privado suyo, que hacía una vida como la de un religioso.
 Entre otros muchos bienes que él hacía, más que nada amaba a Santa María, así que otra misa no quería oír ni le era grata, sino la suya.
Y otros privados, que con el conde andaban, le tenían envidia y procuraban enemistarlo con él, porque así pensaban tener con el conde una vida más viciosa.
Y, sobre esto, tanto con el conde hablaron, que a aquel hombre lo enemistaron muy mal con él, y de tales cosas lo acusaron, que le mandó dar muerte dolorosa.
Y, para que no se supiese qué muerte le iba a dar, mandó llamar presto a un calero y le mandó encender un gran horno, de leña muy gruesa, que no hiciese mucho humo.
 Y le mandó que, al primer hombre de los suyos que a él fuera llegado, lo cogiese en seguida y, sin demora, lo echase al horno para que ardiese allí su astrosa carne.
Al otro día, el conde mandó al que era calumniado que fuese a ver si había hecho aquel calero lo que él le había mandado, diciendo: "Este camino no te será enojoso."
Y cuando él estaba ya terminando su viaje, halló una ermita que estaba solitaria, donde decían admirablemente la misa de Santa María, la Virgen preciosa.
Y, tan pronto como entró en la iglesia, se dijo: "Esta misa, como quiera que sea, la oiré yo toda, porque Dios me guarde de peleas y de intrigas vanas y revoltosas."
Mientras él oía la misa, bien cantada, supuso el conde que habían hecho ya lo que él había ordenado, y, sin tardanza, envió a otro hombre natural de Toulouse; y era aquel mismo hombre que había armado la intriga, de punta a cabo, y le dijo el conde: "Vete luego, corriendo y comprueba si hizo el calero la hermosa justicia." Corriendo se fue en seguida aquel falso artero y no tomó el camino, sino que por un atajo llegó al horno; y, sin más, el calero lo echó en las llamas fuertes y peligrosas.
 El otro, después de haber oído la misa entera, se llegó al calero y le dijo: "¿Has cumplido la voluntad del conde?" Respondió él: "Si, sin falla; si no, que nunca haya vida gozosa." Entonces se separó del calero aquel hombre bueno, y, por una gran ladera, se tornó a donde el conde, y en su guardarropa, le contó la historia maravillosa.
Cuando el conde vio aquél que llegara vivo ante él, y supo cómo había quemado el calero al otro que a éste calumniara, lo tuvo por cosa espantosa de oír. Y dijo llorando: "Virgen, bendita seas, que nunca te pagas de intrigas ni de envidias; por eso ahora haré que en todas las iglesias sea contado este hecho y cómo eres poderosa."


Tablatura para guitarra española

 





domingo, 23 de abril de 2017

077 Cantigas de Santa María. Lugo





                                                                 Texto galaico-portugués


Esta es cómo Santa María sanó en su iglesia, en Lugo,
a una mujer que tenía encogidos los pies y las manos.
 "No es maravilla que sane al tullido aquélla
 de quien Dios mamó la leche de su pecho."
 De esto hizo Santa María un milagro hermoso,
grande y piadoso, en su iglesia de Lugo,
 por una mujer que tenía paralítico y
 encogido por el mal lo más de su cuerpo.

 Que sus dos manos, de tal manera se le habían encogido,
 que se metieron hasta los hombros, y los calcañares,
 y por la misma razón, se metían en el maltrecho cuerpo.

 Después que vio que no la curaba ninguna medicina,
se volvió a Santa María, la noble Reina, rogándole
 que no tomase a mal el que ella hubiera podido hacer,
sino que en provecho suyo parase mientes en ella,
de manera que sanase;
 y, si no que hiciera porque muriese pronto;
 y luego se hizo llevar en un lecho,
pequeño y estrecho, ante su iglesia.
 Y, estando allí, hizo vida virtuosa,
hasta que alcanzó la merced de la Señora l
lena de todo bien, en el mes de agosto,
en el día escogido de su fiesta grande,
como referido os será ahora por mí.
Porque aquel día hizo que la entrasen
 en la iglesia de Santa María;
y la Virgen no dilató la resolución, 
sino que le volvió sano todo el cuerpo.
 Pero sucedía de tal manera que
 allí donde sanaba, cada miembro , de suyo, 
estallaba, como la madera seca de un techo,
 cuando se extendía el músculo encogido.
 El obispo y toda la gente que estaban delante, 
viendo esto y oyéndolo,y llorando fuertemente, 
vieron que fue un milagro y no una trampa,
 y alabaron a la Virgen muy de veras.


Tablatura para guitarra


sábado, 15 de abril de 2017

076 Cantigas de Santa María




                     
                

                                                                                                                                  Una mujer tenía un hijo que era un peleador, un jugador y un ladrón.
 Un juez encontró al joven con bienes robados y lo envió a la horca.
 La mujer afligida entró en una iglesia dedicada a la Virgen.
 Se acercó a una estatua de la Virgen con el Niño
 y arrebató al niño Cristo de los brazos de su madre.
Ella amenazó con mantener a Cristo como rehén
 hasta que la Virgen devolvió a su propio hijo vivo y bien. 
La Virgen revivió al pícaro y se unió a su madre.
 La mujer devolvió la estatua de Cristo y se unió a un convento.


Tablatura para guitarra española

 



martes, 11 de abril de 2017

075 Cantigas de Santa María




En una ciudad, había un hombre corrupto, vano y arrogante que se había enriquecido a través de la usura. No tenía tiempo para la religión o el alma. En este mismo lugar, había una vieja viuda que no tenía nada. Aunque vivía en una choza de paja, estaba muy contenta y dedicada a la Virgen.

Tanto el hombre rico como la viuda cayeron fiebre y se acostaron en sus lechos de muerte. Las noticias de la enfermedad del rico llegaron a un codicioso capellán que se apresuró a su cabecera. Lo animó a hacer un testamento, dejando un centenar de marcas de plata a la iglesia. La esposa del hombre rico objetó y le dijo que se fuera, pero se negó a ir.

Mientras el capellán asistía al hombre rico, una sirvienta salió corriendo. Ella le dijo que la vieja viuda moría y deseaba recibir el sacramento. El capellán rechazó su petición, insistiendo en que se quedara con el hombre rico.

La sirvienta regresó a la viuda. Ella estaba muy triste y oró a la Virgen para que la ayudara. Un sacerdote, que había oído al capellán negarse a visitar a la anciana, decidió ir en su lugar. Fue a la iglesia, trajo la hostia y el cáliz, y la llevó a la choza de la mujer.

Cuando llegó allí, vio a la Virgen con seis doncellas vestidas de blanco. La Virgen le ordenó dar la comunión de la viuda y dijo que pronto estaría en el Paraíso. El sacerdote hizo lo que le habían ordenado y luego regresó a la casa del rico, llena de demonios. Volvió a la choza de la viuda y volvió a ver a la Virgen. Esta vez tomó el alma de la vieja viuda. La Virgen elogió al sacerdote por actuar adecuadamente y le dijo que lo ayudaría durante una gran prueba.

Cuando el sacerdote regresó a la casa del rico, estaba enteramente rodeado de demonios. Los más grandes, negros como los moros, estaban dentro. Estaban llevando el alma del cuerpo del hombre rico a un lugar de castigo perpetuo. Cuando el sacerdote vio esto, fue consumido por el miedo, pero la Virgen lo agarró por el dedo y lo sacó de allí. Ella le aconsejó que le dijera a la gente lo que había visto. Él la obedeció y vivió una vida santa. Cuando murió, la Virgen tomó su alma.

  

       Tablatura para guitarra española

 

lunes, 10 de abril de 2017

074 Cantigas de Santa María.



 




Esta es cómo Santa María salvó al pintor que el demonio quería matar, porque lo pintaba feo.

"A quien quiere defender a Santa María no puede el demonio hacerle ningún mal."

Y de esto un milagro quiero contaros, de cómo Santa María quiso salvar a un pintor suyo, que intentaba pintarla a Ella muy hermosa, con todas sus fuerzas. 
Y siempre pintaba al demonio más feo que nada, y el demonio, por eso le dijo: 
-¿Por qué me desdeñas o por qué me haces aparecer tan mal a cuantos me ven?
Y él dijo entonces: 
-"Esto te lo hago con mucha razón, porque tú siempre haces el mal y del bien no quieres saber nada."
Cuando esto hubo dicho, el demonio se irritó y amenazó duramente al pintor, que lo mataría, y buscó camino para hacerlo morir bien pronto.
Porque, un día, lo acechó donde estaba pintando, como he aprendido, la imagen de la Virgen, por lo que oí, y trataba de componerla muy bien, para que apareciese muy hermosa.
Pero, entonces, el demonio, en quien todo mal yace, trajo un fuerte viento, como cuando hay grandes turbiones y quiere llover.
Luego que aquel viento entró en la iglesia, echó por tierra el andamio en que el pintor estaba; pero él llamó en seguida a la Virgen, Madre de Dios, para que viniese a socorrerlo.
Y Ella, con tal rapidez acudió, que hizó que se sostuviese en el pincel con que pintaba, y por ello no cayó, ni pudo el demonio dañarlo en nada.
Y, al gran ruido que hizo la madera, vinieron las gentes en seguida, y vieron al demonio, más negro que pez, huir de la iglesia donde iba a perder.
Y vieron cómo estaba el pintor colgado del pincel, y por ello dieron loores a la Madre de Nuestro Señor que quiere a los suyos valer en las grandes angustias.





Tablatura para guitarra española



sábado, 8 de abril de 2017

El carbonerillo.


Cantaor: El carbonerillo
Guitarrista: Niño Ricardo
Año de grabación: 1929
Palo flamenco: Fandangos

La pena grande que se llora,
con las lágrimas se va;
la pena grande es la pena
que no se puede llorar;
esa no se va, se queda.
Ya se acabó aquella alegría tan grande
que en mi corazón reinaba;
y viendo que se moría,
y que solo a mí me dejaba
                                                                                                       la que en el mundo a mí me quería.

Manuel Vega García (n. Sevilla el 8 de febrero de 1906 en la calle del sol - 6 de abril de 1937 en la calle Don Fadrique nº 51 ), más conocido como "El Carbonerillo", fue un cantaor deflamenco español. Hijo de Manuel Vega Villar que fue bailaor y cantaor de Flamenco en el Café Concierto Novedades de Sevilla, que también impartió clases a Francisco y la Kika y al Tumba de Triana.
Manuel Vega debutó en 1918 como cantante profesional en el Café Concierto Novedades de Sevilla, junto a otros cantaores como Pepe Pinto y Pepe Marchena.1 El Carbonerillo fue un gran impulsor del fandango, siendo el creador de un estilo propio en el cante de este palo del flamenco. Para ello contó con la colaboración del guitarrista Niño Ricardo, con el cual realizó sus primeras grabaciones en formato de disco de pizarra. Posteriormente se hizo acompañar por el guitarrista Miguel Borrull.
El Carbonerillo incluía en su repertorio, además del fandango, otros palos del flamenco como las seguiriyas, las tarantas, los tangos o las soleares, si bien siempre fue el fandango el palo flamenco más interpretado por este cantaor y el que más fama le dio en el mundo del flamenco del primer tercio del siglo XX.
Está considerado por algunos críticos como parte del plantel de artistas que conformaron la llamada "Ópera flamenca", entre los cuales se encuentran enumerados La Niña de los Peines, Manuel Vallejo o Pepe Marchena, entre otros.2
En 1932 se desplazó a Madrid, donde actuó en el Teatro Fuencarral, y al año siguiente actuó en Algeciras durante toda una temporada. Finalmente, enfermó de tuberculosis y murió en Sevilla en 1937. En 2006, conmemorando el centenario de su nacimiento, la Bienal de Arte Flamenco de Sevilla celebró un homenaje a su figura.3 ""
Al escuchar al Carbonerillo es fácil entender qué tiene de especial la música flamenca frente a otras músicas. El flamenco es la única que permite que un verso sea un vómito de dolor, que en un tono se concentre toda la rabia que puede expresar una garganta rota, que un acento sea un terrible aguijón de la vida"" ""Carbonerillo es eso, y en eso estriba su genialidad, libre en sus múltiples fandangos, profunda en sus soleares y terrible en sus seguiriyas"" ""
En los cinco versos de un fandango se cuenta una historia completa, pero Carbonerillo la sufre, se lamenta, la llora; y el que lo escucha sólo puede, paralizado, sentirla en su dolor, el de Carbonerillo, en su quejío, en su lastimera pena, que anuda nuestra garganta""

 Hermosas palabras, escritas por Marcos Escánez Carrillo en Jondo Web, que resumen lo que me hubiera gustado haber podido decir por mí mismo.

073 Cantigas de Santa María. Clusa.

         
       Clusa [the Benedictine abbey of Sagra di San Michele, near Chiusa di San Michele, near Turin, Italy].






El tesorero de un gran monasterio de Clusa (Italia ) amaba y servía a la Virgen.
 Una Navidad, fue a colocar una casulla blanca sobre el altar.
Tenía la casulla en una mano y un vino sacramental en la otra.
 Tropezó, derramando el profundo vino tinto en la casulla.
 Estaba consternado y aterrorizado por lo que pensarían el abad y los demás monjes.
 Mientras lloraba, la Virgen quitó la mancha de la casulla.
 Todos los que oyeron el milagro alabaron a la Virgen,
 y los peregrinos vinieron a venerar la casulla.




Tablatura para guitarra española


martes, 4 de abril de 2017

072 Cantigas de Santa María





"Quien maldice a la Reina Espiritual, es tal que merece el fuego del infierno."
 Porque no se puede decir mal de Ella, sin dejar de ofender a Dios, que quiso nacer de Ella en Navidad.
 Y de esto quiero contaros un milagro que Dios quiso mostrar por medio de su Madre, vengándose de un falsario, que, en la taberna, bebió y perdió algo jugando a los dados, y por ello, descreyó descomunalmente, porque denostó a Dios y no perdonó a su Madre y mordió en sus miembros, como desleal. Y cuando quiso maldecir de su vientre, Dios le dio muerte, como a falso incrédulo que se sale de razón. Su padre, cuando esto oyó, salió de su casa y en el camino tuvo la visión de un muerto, natural de aquel lugar, que le dijo estas palabras: "Tu hijo, muy mal mozo, ha muerto en perdición, que nunca más se salvará; no porque haya blasfemado de Nuestro Señor, sino por que dijo peor de la Flor, su Madre. Y de ello, esta señal te doy: que lo encontrarás con las espaldas abiertas, por detras, y le verás el color, por igual de la frente a la cerviz. Porque de la Emperatriz dijo mal, Dios le fue juez que puede y vale." Y el padre fue luego allí y halló a su hijo así, como os conté, bien oísteis de qué manera.


                                                     Tablatura para guitarra española




miércoles, 29 de marzo de 2017

071 Cantigas de Santa María






Texto galaico-portugués

Todos los días una monja recitaba un libro entero de oraciones y decía mil "Ave Marías". Ella lloraba y gimió mientras recitaba sus oraciones y corría a través de ellos.
Una noche, cuando estaba acostada en la cama, la Virgen se le apareció.
La monja le pidió a la Virgen que la llevara con ella al Paraíso y la Virgen le aseguró que tenía un lugar allí.
La Virgen le dijo que no tuviera miedo y luego le mostró cómo orar una oración adecuada.
Le dijo que orara lenta y calmadamente sin precipitarse y que sólo le dijera una tercera parte de las oraciones que había pronunciado anteriormente.
La monja tomó el consejo de la Virgen y desde entonces dijo "Ave Maria" lenta y cuidadosamente. Cuando la monja murió, Dios llevó su alma al cielo.


Tablatura para guitarra española
en Re menor