jueves, 25 de junio de 2015

Quebec. Bide luzea ternuarat





LETRA DE LA CANCIÓN EN CASTELLANO .
Parten de La Concha hacia Terranova, toda la tripulación a bordo con la intención de ganar dinero. La travesía hasta Terranova es larga por el ancho mar, allí no hay vados para salvar a los marineros. En el mar y a merced de un barco, los marineros se encuentran en peligro y próximos a la Muerte.
La tormenta
Con rumbos de viento allí van hacia alta mar, cada vez más lejos ya no se divisa el monte Larrun. Y llega la desgracia, el viento del oeste se hace tempestad, el tiempo empeora y caen las dos gavias. Todo el cielo se derrama, granizo y lluvia, los marineros empapados y congelados. Recogidas todas las velas, la vela menor inundada, el barco avanza dentro de un gran temporal. En la negra noche entre tinieblas, el barco bajo la tormenta, el aparejo deshecho, sin poder hacer nada a causa de la oscuridad.
El naufragio
La tempestad brama, el mar ruge, el viento zumba: tragedia en el mar. Los marineros asustados, cansados de tocar las trompas, sin fuerzas se resignan a perder la vida. La furia del huracán parece infernal, el negro Satán está tratando de hundir la embarcación. Las olas golpean el barco, éste salta arriba y abajo, la proa se sumerge, el costado zigzagueando y dando tumbos. En la cresta de una ola, en el fondo entre dos olas, nos encontramos volcándonos y la nave muestra la quilla. Ha perdido los mástiles, el barco se ha quedado mocho, el mar ha roto el timón y las olas de través nos llevan a la perdición. Las olas rompen por encima del casco pasando de banda a banda, los marineros caen y nadan en el fondo de la embarcación. El puente del barco destrozado, el agua cae a la cala, desbordamiento de la carena y el barco se va a pique.
La muerte
 Los marineros desnudos tratan de sobrevivir, nadan debajo de las olas y se sujetan a los restos del barco. La aventura de los marineros es su sepultura en el mar, su final eterno y el dolor para su casa y familia.

ARTÍCULO
 El mar, la música y la tradición vasca se funden en el primer disco de Tadusak, un nuevo grupo guipuzcoano que combina música folk con arreglos actuales. En estas fechas presentan su trabajo Bide luzea Ternuarat, el resultado de un trabajo de investigación sobre canciones marítimas que han caído en el olvido. “Nuestra proyecto trata de retomar canciones de los antiguos marineros y, conservando su sabor popular, darles un toque más actual”, explica Juan Ezeiza, miembro de la formación. Quieren dar a conocer esas melodías, algunas que ya se han escuchado gracias a otros artistas, y otras prácticamente olvidadas. “El concepto del disco es mostrar canciones nuestras con ese sabor a salitre”, describe Josean Martin, también miembro de la formación. Los miembros del grupo destacan que es una música fácil, que gusta a quien acuda a los conciertos. “No es una música minoritaria, para un público selecto, sino que es minorizada, porque no tiene mucho eco”, matiza Juan Ezeiza. Para comprobarlo, no habrá que esperar más, ya que el disco está a la venta y pronto empezarán los conciertos de promoción. “Todavía no hemos cerrado nada, pero nos ha llegado una propuesta hasta de Islandia”, comenta Josean Martin. Quizá lo más costoso de su trabajo ha sido la investigación. “Nos hemos encontrado con muchas coplas y versos, pero no hay casi partituras”, aclara Juan Ezeiza, quien confiesa que fue más difícil de lo esperado. Ya han realizado varios trabajos de investigación, búsqueda y recopilación en el ámbito de la música folk, pero aseguran que no son folcloristas: “Hemos tirado de libros y archivos”.
Tadusak, en Quebec Aun así, el nombre del grupo no surge de los libros, sino de una vivencia al otro lado del Atlántico. “Todo nació de una visita a Quebec, a un pueblo llamado Tadusak, donde se sabe que estuvieron pescadores de Donostia y Donibane Lohitzune en el siglo XVI”, continuó. Después, se enteraron de que en la zona muchos pueblos tenían nombres de origen vasco, y siguieron algunos de los rastros de vascos en Canadá. Así, se encontraron con una charanga de Uztaritze, y descubrieron una pequeña isla perteneciente a Francia que utilizaba una ikurriña dentro de su bandera. “Allí juegan a pelota y levantan piedras, entre otras cosas. Es muy sorprendente”, opinó Ezeiza. Incluso se han encontrado con un pueblo que se llama Port au Choix, que procede de la palabra vasca “portutxoa”. Toda esa mezcla de cultura es la que les llevó a elegir el nombre para el grupo. “Ahora, nos gustaría mucho tocar en Tadusak”, apunta Ezeiza, con la vista puesta en posibles visitas a Quebec. tadusak
  El grupo. Tadusak (nombre que designa una pequeña población en Quebec) es un nuevo grupo que combinar música folk con arreglos más actuales. La banda está formada por Josean Martin (guitarras acústicas, bouzouki, percusión), Miren Fernández (voz, piano, harmonium), Xabi López (guitarra acústica y eléctrica), Andoni Ezeiza (zarrabete, bajo, ttun ttun, xirula, alboka) y Juan Ezeiza (violín, violín barítono, mandolina, xirula, alboka, albokote). ‘Bide luzea Ternuarat’. El primer disco del quinteto es el resultado de una investigación sobre canciones marítimas que han caído en el olvido. En él, se funden el mar, la tradición vasca y la música folk, pero aun así, utilizan arreglos actuales. Está compuesto por doce piezas con letras bastante trágicas escritas en euskera antiguo. Algunas de ellas ya son conocidas gracias a artistas como Benito Lertxundi (Azken balea), Txomin Artola y Amaia Zubiria (Neska ontziratua) o Mikel Urdangarin (Ene mutil). Colaboraciones. Este proyecto ha contado con la colaboración de diversas personas. En primer lugar, el arreglista José Elberdin ha participado en la grabación de dos canciones, en las que han contado con los coros de cantantes del Orfeón Donostiarra. También han participado en el disco músicos como Mikel Urdangarin, Olatz Prat, María Eugenia Etxeberria y Fred Faure.


No hay comentarios:

Publicar un comentario