martes, 11 de julio de 2017

098CSM, Vauvert (France )





Una mujer de Vauvert cometió un pecado grave, pero no sintió culpa. La Virgen, por lo tanto, no le permitiría entrar en la iglesia. La mujer trató de abrir las puertas, pero no pudo, aunque otras personas entraron sin obstáculos. La mujer lloró y se rascó las mejillas de dolor. Le rogó a la Virgen que le permitiera entrar. Después de que ella había rogado y confesado su pecado, las puertas se abrieron y ella entró. Pasó el resto de su vida sirviendo a la Virgen y nunca dejó la iglesia.





No hay comentarios:

Publicar un comentario