martes, 12 de mayo de 2015

Jancú Janto




Jançu Janto es una composición anónima copiada en el Cancionero Musical de Palacio (ca. 1500), inclasificable por su forma e incomprensible por la mezcla de euskera y castellano. A partir de leves indicios y tras compararla con otras obras, el autor plantea la hipótesis de que se trate de la versión polifónica (y grotesca) de una zaloma, o sea, una canción de trabajo de marineros. Palabras Clave: Zaloma, saloma y çaloma. Música náutica. Polifonía. Renacimiento. Trabajo.

La pieza nº 248 del Cancionero Musical de Palacio (CMP) es una de las más antiguas músicas con texto en euskera.

Jançu Janto, dego de Garçigorreta,


Jançu Janto, dego de Garçigorrá.
Arre chacorra çei degueçu, gavian dani levari,
María Rroche çerca mora en cantar viçerraco,
es naqui en Artajona por do Gurgurengoá,
por do pasa Ochoá candia jaroa por do veroá
vero vero veroá Estangurria rrico va.

Pero los intentos de encontrar algún sentido al texto han resultado infructuosos. Romeu Figueras comenta al respecto: “Ya Barbieri, después de largas consultas, no pudo dar una interpretación satisfactoria a la presente pieza, escrita en vasco, con elementos castellanos, pero muy mal copiada y totalmente deformada en el CMP. No he sido más afortunado. Por las notas del ilustre musicólogo y las que me ha facilitado el P. José Antonio de Donostia, parece que se trata de una canción ruda y burlesca, con alusiones y ataques contra determinadas personas y con expresiones vulgares y excesivamente libres. Es posible que fuera también una canción tabernaria y de soldados.” (Con ese “también” el editor se refiere a la pieza anterior, La tricotea, con la que Jançu Janto guarda algunas semejanzas, como se verá más adelante). Mis consultas a algunos conocedores del euskera, entre ellos a José Luis Ansorena, tampoco han tenido más éxito. Incluso he obtenido opiniones contrarias, porque hay quien cree leer entre líneas una historia triste o, incluso, una especie de planctus. La opinión más general apunta a que el copista, al desconocer el euskera, introdujo vocablos castellanos que desfiguran el texto original, pero esto supondría tanto como que la copió de oído, lo que en una obra polifónica parece improbable. Tras lo que aquí se verá, tengo la impresión de que será difícil encontrarle un sentido completamente satisfactorio, porque (al igual que La Tricotea) pertenece a un género que no lo necesita, a diferencia de los villancicos, romances o canciones contesanas, que constituyen el grueso del CMP. Este género raro, infrecuente y nada estudiado hasta ahora, es la zaloma, çaloma o saloma, definida así en el Diccionario de Autoridades: Voz náutica especie de tono, con que se llaman los Marineros, para executar juntos alguna faena. A su vez, zalomar se describe como Llamarse o convocarse los Marineros para alguna faena, animándose para trabajar a un tiempo. Así pues, la hipótesis que intentaré apuntalar lo más posible es que Jançu Janto es una canción de trabajo de la marinería o, más exactamente, la versión polifónica más o menos deformada de una auténtica zaloma marinera. Rey, Pepe: Jançu Janto, una zaloma 60 Musiker. 13, 2002, 59-65 ———————————
Algo muy parecido ocurre con el famoso Cados, cados, adonay cherubim de un cancionero coetáneo al CMP, (París, Bibl. Nat., nouv. acq. frç. 4379), que aparentemente es la primera obra polifónica con texto hebreo, pero a cuyas palabras tampoco se les ha podido encontrar un sentido, porque no son más que una parodia. Probablemente se trate de una pieza escrita para integrarse en un drama litúrgico del ciclo de Pascua, como elemento identificador de un grupo de judíos. Por extraño que parezca, también las parodias del CMP, a las que acabo de referirme, tenían su lugar en la iglesia en momentos paralelos a la liturgia, pero este asunto, sobre el que tengo reunida ya bastante documentación, nos llevaría a mares demasiado alejados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario