sábado, 9 de mayo de 2015

El búho



1.- Tal vez ni siquiera Minerva en su sabiduría
conociere el motivo de tu melancolía:
las verdades que la luz del día ciega
y que sólo destellos de Luna hacen reverberar
sobre las orillas cenagosas del gran río .
Porque yo veo en tus lágrimas agua del Nilo,
lentes clarificadoras del pasado,
Tristeza azul de plenilunios, redes de pescadores,
la barca de Isis pasar con sus almas de ultratumba.

2.- Tal vez viste demasiadas cosas en edad prematura,
espadas bebidas de sangre, látigos y lamentos,
imperios nacer, cambiar y desaparecer como las dunas del desierto.
Cavernas profundas, obscuras galerías la región de tus ojos,
fuego y ceniza impresos en las paredes de tus retinas,
te hicieron guardián solitario , ser misterioso y enigmático.

3.- Tal vez tu pena no fuere tu pena,
y, conmovido, buscaste refugio en las noches cósmicas.
Te hiciste habitante aislado , mudo espectador .
Y es que no eres puente entre la luz y las sombras,
ni mensajero de secretos y premoniciones,
sino un ser bondadoso y asustadizo,
sin magia ni hipnotismo en las pupilas.

4.- Tal vez ,hoy todavía, meditas incólume en la rama,
la raíz nocturna de la luz, el misterio que se respira en la noche,
y que crea el aliento del alba y la neblina del bosque.
Y, ya calmo, no desgarras el vientre de las sombras con el nervio de tus garras,
ni quebrantas el pacto de silencio y soledad de los que,
como tú, escrutan en la oscuridad lo que hay detrás de las máscaras.
Es ,por todo eso , que te comprendo y respeto , ave de ojos tristes,
de vuelo ligero y callado, de paciente mirada ,
de hondas pupilas y serena majestad en la figura.

Hasieran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario