viernes, 8 de mayo de 2015

Jardín Japonés

 
 
 
Hablar sin lenguaje,
Meditar sin pensamiento,
Hacerse inocente, desnudo, primero, antiguo.
Escuchar el viento en el bambú,
vivir la caducidad en las hojas de otoño del arce,
vestir los ojos en el color del ciruelo, del cerezo.
Invitación al sueño, a la serenidad.


No hables, no pienses, sólo... camina.
Abre tu mente, desplaza tu cuerpo.
Nada eres sin la naturaleza,
Ser desamparado, perdido.Cruza el puente
hacia el paraíso, hacia la verdadera realidad.


¿ No sientes que todo fluye ? Todo se libera.
Ya no hay ataduras, gravidez, pesadez en los pasos.
Sólo colores, sonidos, sensaciones , susurros..
Las piedras del estanque son islotes,
un mundo simple en miniatura .
Evocación del edén.Entra , entra…
No hables, no pienses, déjate llevar, medita…


El pensamiento es pertinaz gota
que horada la realidad, la modifica,.
El habla te mantiene despierto, no te deja escapar.
Sueña, camina sonámbulo, la armonía aparece,
Ya tienes el universo en tus manos. Ya eres uno.
¡Contémplate!
Hasieran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario