domingo, 24 de enero de 2016

Cántigas de Santa María 018



Esta é como Santa Maria fez fazer aos babous
que crian a seda duas toucas, porque a dona que os guardava
lle prometera ha e non lla dera.  


Para sacarnos de dudas, place a Santa María mostrarnos, cada día, hermosos milagros suyos.
Y por hacernos ver su belleza, gran milagro hizo en Extremadura, en Segovia, donde solía morar una dama que criaba en casa mucha seda.
Porque había perdido los gusanos y tuvo poca seda, prometió dar una toca, para honrar la imagen de la Virgen, sin par, en la que mucho creía.
Después que hizo la promesa, siempre crecieron los gusanos, pero a la señora, tras la demora que se fue tomando, siempre se le olvidaba.


Cuando le sucedió, en la gran fiesta de agosto, que yendo a la hora de gran calor, a orar ante la imagen, y estando allí rezando, se recordó de la toca que debía.
Llorando de corazón se fue corriendo a casa, y vio entonces cómo estaban trabajando a porfía los bichitos por tejer la toca, y comenzó a llorar con alegría muy grande.
Y después que así lloró, paró mientes en la toca, y enseguida llamó a mucha gente para que vinieran a fijarse cómo sabía la Madre de Dios labrar por santa maestría.
Las gentes con gran placer, cuando esto vieron, salieron dando loor a la Madre de Dios, por las calles, cantando: "Paso, paso, mirar el gran milagro que hizo la que nos guía."
Uno a uno y de dos en dos, luego fueron viniendo; entretanto los gusanos tejieron otra toca, para que fuesen pareja, y si alguien quería llevar una de ellas, otra se quedaría.
Por esto, el rey don Alfonso trajo una a su capilla. Por cuanto he sabido es la más bella, y la hace sacar en las fiestas para desechar la herejía de los que por su gran locura van a dudar de la Virgen.








No hay comentarios:

Publicar un comentario