sábado, 22 de octubre de 2016

036CSM

 





Algunos hombres viajaban a Gran Bretaña en un barco. El buque fue alcanzado por una tormenta. Ellos comenzaron a invocar varios santos para guardarlos. Un Santo Abad, a bordo de la nave, les aconsejó que llame a su lugar en la Virgen. Así lo hicieron, y vieron una luz que brilla intensamente brillante en la parte superior del mástil. Cuando apareció la luz, el viento se calmó y fue el barco pronto llegó a puerto.








No hay comentarios:

Publicar un comentario