viernes, 23 de diciembre de 2016

048 Cantigas de Santa María



                                                        Monasterio de Montserrat






Esta es cómo Santa María quitó el agua de la fuente al caballero en cuya heredad estaba y se la dio a los frailes de Montserrat, a quienes no quería venderla. "Tan piadosos son los hechos de la Gloriosa que toma de los que tienen mucho y se lo da a los necesitados." Y de esto, un gran milagro hizo, en Cataluña, poco ha, la Virgen Santa María que con Jesucristo acuerda que en el día del juicio podamos llegarnos ante Él sin vergüenza, y que no vallamos a donde irán los soberbios.

Montserrat es llamado el lugar donde hay una fuente sabrosa, grande y clara que nace encima de un monte que era de un caballero, y a la parte de enfrente, había un monasterio de monjes religiosos; pero, en aquel monasterio no había nada de agua sino a la que el caballero quería darles de la fuente, por lo cual, los monjes de la abadía le pagaban su renta, y, cuando no cumplían con ello, perdían el agua. Y además de todo esto, así los apremiaba que cuanto hallaba del monasterio, él se lo tomaba, y, por ello, aquel convento se hallaba en grave penuria, que no cantaban las horas y estaban muy llorosos. Los monjes, que veían su casa así menguada, tomaron el acuerdo, entre ellos, de no pagarle nada, porque tenían por soberbia el beber agua comprada; por ello en la iglesia entraron muy humildes diciendo: "Ay, Santa María, mirad nuestra cuita y, con Dios, vuestro Hijo, que todo lo puede, acordad que nos dé algún consejo, que no muramos de sed, viendo el agua con nuestros ojos y siendo deseosos de ella." Después que hicieron su oración, la Señora de la piedad hizo que se cambiase la fuente bien adentro, en la heredad de los monjes que antes tenían del agua tan grande añoranza. Y de allí en adelante, la tuvieron en abundancia. Cuando vio el caballero que así había perdido la fuente, por voluntad de la Gloriosa, que a posta se la había quitado, donó a aquel convento la heredad donde estaba la fuente cuya agua vendía, y donde después fueron bien provistos. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario