miércoles, 9 de agosto de 2017

105CSM






Cuando una niña jugaba en el jardín de la casa de su padre, la Virgen María se le apareció. La muchacha estaba muy asustada, pero la Virgen le habló suavemente. Le pidió que guardara su virginidad y le dijo que si lo hacía pronto iría al cielo.
La muchacha prometió permanecer virgen. Ella juró que nunca se casaría. Un día, su padre le dijo que le deseaba casarse con un caballero rico de Auvernia.
La niña le habló de su voto y se negó a entretener la idea. Sus padres, sin embargo, eran inflexibles y le prometieron en matrimonio.
La boda se celebró y la pareja se retiró a una cámara. Pero la Virgen hizo imposible que el novio posea a la muchacha, y ella mantuvo su virginidad. Durante un año vivieron así; Su marido no podía tener relaciones sexuales con ella. Por eso cometió un acto indescriptible y vergonzoso; Él cortó sus partes íntimas con un cuchillo. Todos los doctores de Pisa no podían cerrar la herida. La desafortunada mujer se quejó a un obispo, llamado Bonifacio, que sentía lástima por ella. Aunque hizo una investigación, no quería causar problemas, así que la envió de vuelta a su marido.
Inmediatamente, el sinvergüenza fue azotado con fuego, que también infligió a otras personas en la ciudad. Ellos mismos habían llevado a la iglesia, que estaba atascada con los enfermos. Todos sufrieron por el mal que el hombre había hecho. La mujer, que había sido herida por su marido, tenía un pecho inflamado. La llevaron a la iglesia y lloró a la Virgen. Ella se quejó de que la Virgen no había cumplido su promesa, pero la había hecho sufrir el fuego en su lugar.
La Virgen se le apareció y la consoló. Ella trajo con sus remedios para curar el fuego y la lepra. Le dijo a la niña que besara el altar y le prometió que sería curada. Ayudó a la muchacha a levantarse y la sanó del fuego y de la herida. La gente le dio a la niña caldo y jugo de uva verde. Cuando besó a los enfermos, también se recuperaron.




No hay comentarios:

Publicar un comentario