jueves, 17 de agosto de 2017

108CSM

 




Esta es cómo Santa María hizo que naciese el hijo del judío con rostro hacía atrás, como Merlín se lo había pedido.
 "Es justo que halle su mal, por ello, quien quiera porfiar contra Santa María."
 Y, de esto, oí contar lo que sucedió a Merlín, que se puso a discutir con un alfaquí judío, que en toda Escocia -por lo que me dijeron- no tenía par en sus saberes.
Y comenzó a hablar de la Virgen, aquel judío traidor, y a jurar mucho, por el Creador, que en Ella nunca quiso encarnar Nuestro Señor, ni podía ser.
 Merlín tuvo gran pesar cuando esto le oyó decir, y replicó: "Así Dios me ampare, antes pudo muy bien ser, porque el que hizo la tierra y el mar, con su muy gran poder, esto bien lo haría.
" El judío comenzó a porfiar y dijo: "No pudo Dios entrar nunca en tal lugar por esta razón: porque el que encerró en sí todas cuantas cosas son, ¿cómo se encerraría?"
Merlín se irritó mucho, y luego se hincó de hinojos, en tierra, y dijo: "Madre del que vino a salvarnos, éste dice de ti lo que no debiera, por ello quiero rogarte que, como yo sé, de cierto, que lo tuyo es indudable, lo que quiero pedirte ahora es que quieras mostrar a éste de la falsa ley, que anda en el error con locura, y, como su mujer esta preñada, que lo que nazca quieras Tú disponer que, como los otros tenemos el rostro hacia delante para mirar, lo tenga hacia atrás, y ande así toda la vida."
 Y cuando el plazo hubo llegado, en que parió la judía, bien pudo santiguarse quien aquel hijo suyo veía, porque tal se lo hizo engendrar Dios como Merlín se lo pidió pérfidamente, porque el rostro se lo hizo volver Dios, de delante a atrás, como le fuera rogar el hijo de Satanás, para hacer caer en vergüenza a su padre Caifás, que antes no lo creía.
Por ello su padre quiso matarlo cuando nació, pero Merlín lo hizo guardar, y lo entendió muy bien, para sacar a los judíos del error, pues creció y, con ello, los convertía.





No hay comentarios:

Publicar un comentario