sábado, 19 de agosto de 2017

109CSM. Salas (Huesca)





Cinco demonios unieron sus fuerzas para atormentar a un hombre.  Se dirigió a Salas, pero los demonios le impidieron continuar su viaje. 
 Llegaron dos franciscanos y lo llevaron a la iglesia. Los demonios gruñeron que la Virgen los haría liberar al hombre.
 Un judío preguntó a los demonios por qué no se apoderaron de los judíos.
 Uno de ellos respondió que no les hacían daño a los judíos porque éstos les pertenecían y los servían. El judío huyó y los demonios salieron del hombre poseído.
 Todo el mundo alabó a la Virgen por su liberación.






No hay comentarios:

Publicar un comentario