sábado, 20 de febrero de 2016

020CSM. VIRGA DE JESSÉ




Algunas cantigas llaman a la Virgen “Virga de Jesse” (cantiga de loor 20 y cantiga 31, vv. 7-8) o bien “Ram’e Rayz” (cantiga 70). Estas advocaciones de origen veterotestamentario sólo se pueden comprender recurriendo al acervo tradicional de la liturgia. El verso ya citado de la antífona Ave Regina Caelorum saluda a María “salve radix, salve porta / ex qua mundo lux est orta”, y Adán de San Víctor, en su II Sequentia in Nativitate Domini, desarrolla el concepto: Este simbolismo, aplicado tanto a Jesús como a la Virgen, proviene de un pasaje del Libro de Isaías: “Et egredietur virga de radice Iesse, et flos de radice eius ascendet”, 11, 1) y, según el pormenorizado estudio de Ana Domínguez Rodríguez (1999), ha sido profusamente empleado en la iconografía medieval y especialmente en las miniaturas de las CSM, como las de las cantigas 20, 70 y 80. Según esta autora, las imágenes en estos loores, que responden al tipo de árbol “mariológico”, van introduciendo también la genealogía regia del mismo Alfonso X, un “nuevo Salomón” con porte sacerdotal de intermediario entre sus súbditos y la divinidad, por lo que no se trata de meras ilustraciones como podría ocurrir en otros códices miniados medievales (Domínguez Rodríguez, 
La iconografía mariana ha quedado reflejada en la poesía hispánica medieval de muchas maneras: desde versos que describen a la Virgen y sus atributos hasta conceptos teológicos y mariológicos expresados plásticamente mediante formas retóricas. Por ejemplo, el jardín y las flores como ornamentos y símbolos personales de Santa María, o bien la imagen de la luz a través de un cristal o una ventana de vidrio en escenas de la Anunciación – con abundantes testimonios pictóricos en el arte medieval–, se encuentran en la poesía en forma de descripciones simbólicas de diversa extensión y género y, por otro lado, de advocaciones marianas o tópicos mariológicos (Ave/Eva, Flos, Hortus, Radix-Virga, Regina, Stella). Este artículo propone, pues, un estudio de conjunto y comparativo de algunos de estos procedimientos, concentrándose en las Cantigas de Santa María del rey Alfonso X. En este sentido, las figuras retóricas, como herramientas que tienden un puente entre lo pictórico y lo poético, dirigen necesariamente la lectura hacia una interpretación simbólica proporcionada por la figuración o typologia, tal como la ha postulado Erich Auerbach para la textualidad medieval. En última instancia, el valor sagrado de la imagen mariana (una herencia del arte icónico bizantino) se representa también en los milagros de las Cantigas de Santa María, obra maestra que evidencia una fuerte influencia de la doctrina iconodúlica.





No hay comentarios:

Publicar un comentario